• Karnet

MIEDO AL AMOR


Cuando las luces se unen en el cielo forman estrellas.

Cuando los corazones se unen en la tierra forman universos.

El miedo al amor, es la desconfianza en el sendero que vuestras almas eligieron como el camino más certero.

El miedo a la pérdida, el miedo al error, al desapego, sólo son la muestra de que aún tenéis un manto que vela vuestro entendimiento de lo que ES, de los que SOIS.

La dualidad sigue apresando vuestros corazones, llenándolos con el juicio del valor que os separa en positivo o negativo, blanco o negro, sin dejaros enamorar por los matices, sin dejar fluir el amoroso viento existencial, que como una mano amorosa os empuja suavemente hacia la unión.


Posicionados sobre ese suelo de falso juicio, que separa las emociones y realidades vislumbradas en positivas o negativas, no podréis elevaros, sólo caminar anclados a viejos paradigmas de una tierra que ya no es, dando vueltas al circulo de las creencias instauradas, creyendo que el movimiento realizado al andar os acerca a lo que ha de ser. Pero sin ver que giráis entorno a la misma idea aprendida de la dualidad y que este movimiento es limitado respecto a aprendizajes, pues al finalizar el círculo os encontráis repitiendo de nuevo su recorrido una y otra vez.

El crecimiento se encuentra fuera de él, en las lineas invisibles del no tiempo, que marcan el rumbo de la libertad, esa que otorga el andar sin querer controlar el camino, sin querer forzar el rumbo, solo dejándose guiar sin la certeza de encontrar el mismo suelo conocido a cada paso.

Mil y una señales se ofrecieron a guiar vuestro andar.

Mil y una voces os susurran al oído para infundiros seguridad.

Pero os vemos agarrando con fuerza vuestro corazón intentando engañar a su latido, con viejos conceptos de amor que corresponden a otra vieja realidad que ya no es.

Porque es tiempo de riesgos, es tiempo de poner en práctica las lecciones aprendidas, las teorías re-dichas y verbalizadas que habéis creído integrar, pero que para que esa integración sea una realidad es necesario vivirlas, experimentarlas, procesarlas, materializarlas.

Es tiempo de coherencia, donde se os pide desapegaros de los patrones normalizados del comportamiento social humano contaminado y os abráis a la experiencia de SER y SENTIR desde vuestro Yo Esencial, ese ser interno y lumínico que sois, despojándoos de los viejos aprendizajes emocionales contaminados por el miedo, la culpa, el dolor, las ideas impuestas, las improntas sociales, culturales y educacionales... para vivir un nuevo sendero en libertad, vacío de todo lo aprendido, comenzando desde la inocencia de la creación, como el niño que nace y no se plantea querer controlar su respiración o palpitar de su corazón para poder sobrevivir, pues su sabiduría interna le permite saber que su ser terrenal respira por el, late por el, sin necesidad de ejercer el control sobre su motor vital. Abierto a la vida, a la respiración, al latir de su corazón.

Inocencia, confianza, dejarse Ser en el vacío, desnudos ante lo que pueda acontecer, sabiéndoos guiados por la fuente eterna, sin miedo ni juicios, solo dejándose SER.

Los deseos y expectativas de lo que creéis el ideal, cuando solo se puede vislumbrar un mundo circular conocido, son limitantes de expansión y nuevas creaciones de vida, permaneciendo anclados en una misma realidad que no permite la sorpresa ni el avance exponencial.

Salid del camino circular y vuestro avance será la guía que abra nuevos caminos a vuestros hermanos.

Estáis dotados del Poder, Fortaleza y Valentía divinas... es tiempo de manifestarlas.

Os bendecimos y acompañamos en abrazo de amor, esperando con el corazón abierto desde el otro lado del círculo, en el camino donde las líneas son invisibles al ojo humano y solo percibidas por los ojos del corazón eterno.


Centro de orientación, expresión y escucha -Meditaemociones - C/ Antonio López 217 - Madrid 

Información de contacto: meditaemociones@gmail.com