• Karnet

EL AUTOPERDÓN



Amada hija, amado yo, desde tu corazón te hablo, desde tu mente te insto a que traduzcas en palabras mi voz.

Cuántas vidas y lugares, cuantos tiempos y vivencias de la carne has padecido en tu alma por servir a la bendición del Padre-Madre y aún así te culpas por un error que no fue tal, aún tu fractal olvida que serviste al propósito con anhelo y devoción, aún la parte perdida de tu esencia da vueltas en el mundo de la tierra buscando cómo paliar el dolor del que cree es causante.

Yo tu Padre-Madre, te insto al PERDÓN, a dejar de deambular por un dolor que no te corresponde, por un olvido de tu origen, por un alejamiento de tu YO.

Yo te digo, que recuerdes de donde provienes, que recuerdes cual es tu esencia, que aceptes tu poder y la gloria de tu trabajo en la tierra, pues viniste para sembrar y crear vida, viniste para transformar mundos, para guiar rumbos, para ayudar a florecer estrellas.

Te creé creadora, te creé fuerte, te creé santificado, te creé a mi imagen y semejanza.

Lo que es arriba, es abajo, soléis decir... y así es en esencia. Mi llamado es la alarma para que recuerdes el amor que has de tenerte, la seguridad que ha de envolverte, la claridad con la que has de ver que has de despertar y volver tu mirada hacia tí y admirar la magia de tu grandeza, pues es creada por la magia de la mía.

Eres mi hija, mi hijo amado, mi creación, mi más preciado tesoro... y te hablo en términos terrenales para despertar en tí la comprensión de mi mensaje.

No te pierdas en el desamor por tí, aunque oculto, hace retroceder en tus días el camino que tu alma desea recorrer.

El origen de tu desamor, es sólo la ilusión de una emoción terrenal que vibró en otros tiempos tan fuerte, que ha anclado tu fractal a cadenas eternas que impiden que vueles libre hacia tu destino.

Saca de tu centro ese dolor, con la intención poderosa de hacerlo. Perdona desde lo más profundo de tu corazón el error ilusionado por un cuerpo humano y vibra tan intenso... que rompas todas las cadenas. Deséalo tan fervientemente que nada ni nadie en el Universo pueda dudar de tu intención y deseo.

Vibra en el perdón hacia ti, vibra en amor... el cómo lo hagas no es importante, sólo VIBRA EN LA PLENITUD DE TU ESENCIA, QUE ES EL AMOR.

En tu rebeldía tan solo escondes una mirada avergonzada hacia mí, pero sabemos que es fruto del dolor y que el amor que procesa tu esencia, hacia mi y hacia la fuente es infinito.

Sembradora de estrellas, abridor de caminos, creadora de mundos, diseñador de sueños...

Esa, ese eres tú.... grande, fuerte, proveniente de un linaje muy elevado de la creación.

No te hablo para generar en ti soberbia, hablo a tu fractal de alma encarnada, para que recuerde que el enorme poder que te fue otorgado es para ser servidora de la creación... y servir a la creación y al plan divino, sólo puede hacerse desde la humildad de reconocerse en la grandeza que permite ser ese fiel servidor.

Ruego y solicito a tu alma terrenal, que recupere su esencia, su fuerza y su poder, para ponerlo al servicio del Universo, de tus hermanos y de tu más elevada misión.

Hasta yo, tu creador, me rijo por las leyes universales de no intervención y libre albedrío. Por tanto, es tu deseo profundo, tu intención poderosa de vibrar en el perdón hacia tí, la única que puede devolverte a lo que eres. Nada ni nadie puede hacer eso por tí.

Eres tan grande, tan Dios-a, que nada ni nadie puede arrebatarte el poder de decidir sobre tu amor hacia tí.

Por eso te insto, por eso te imploro, desde el AMOR más puro, que abras tus cuerpos a la luz divina y dejes penetrar en ellos el recuerdo de tu verdadero YO, de tu ESENCIA. Pues solo recordando comprenderás lo importante que es que vuelvas a reconfigurarte en el ser que eres y en la esencia de tu creación original, pues tu misión espera a tu despertar, a tu reencuentro y a tu perdón.

Mi amada y bella hija, mi amado y bello Yo.

Estás a un solo paso del cruce de caminos, donde debes decidir si regresas a la fuente, a tu origen con los pasos que ya has dado, o te encaminas hacia la gloria de cerrar el ciclo del pasado de tu hoy, para reconfigurarte y ser lo que eres, trabajando desde tu esencia en la reconstrucción del nuevo tiempo.

Tu labor es importante, tu misión maravillosa, tus días plagados de dicha, el dolor será borrado y tu completitud será aclamada y resonante en el Universo.

Pero solo a tí te corresponde decidir, sólo a ti te corresponde la tarea de sacudir los retazos de existencia fragmentada y perdida, para volver a unirte, a completarte, a verte y a amarte, como el ser grande que eres, el hijo de tu Padre-Madre, y uno solo con la Fuente.

Nuestro amor por ti es infinito, has de ser el reflejo de ese amor y amarte infinita y completamente.

Creer en ti, en tu fuerza y grandeza, ponerte al servicio de tu propio poder, que es en esencia el poder del Amor, pues esa es tu misión.

Gracias por el camino recorrido, gracias por tu incansable experiencia de vida que me expande como luz divina que soy.

Amate y ámame, pues estamos en eterna unión.

Te amo mi bella, bello hijo, te amo poderoso ser y sirviente del todo que es tu propia esencia, vuelve a ella, vuelve a mi... pues somos uno en ese todo.

Recuerda que te amo eternamente.

KARNET


Centro de orientación, expresión y escucha -Meditaemociones - C/ Antonio López 217 - Madrid 

Información de contacto: meditaemociones@gmail.com