• Karnet

INVITACIÓN A LA REFLEXIÓN-DECISIÓN



¿Y si la espiritualidad solo fuese una gran mentira de nuestra mente queriendo salir de esta burbuja de caos social y de vida sin sentido en la que se ha convertido nuestro existir en esta sociedad?

¿Y Si alguien os mostrase que esta es la realidad, LA NO-ETERNIDAD? Y no hablo de medias realidades o de una mentira a medias, sino de una mentira completa... ausencia de Dios, de vida eterna, de teorías vibratorias y energéticas, inexistencia del alma... es decir, que la existencia fuese solo una simple realidad racional, vida-muerte.

¿En qué cambiaría vuestra vida?, ¿Cómo serían vuestras emociones, pensamientos o acciones? ¿En qué cambiaría vuestra forma de relacionaros con el mundo y con vuestros semejantes?

Pero y si... resulta que todo esto del mundo espiritual fuese una gran verdad, con diversos matices y aún realidades por descubrir, ¿¿¿¿¿pero una verdad absoluta?????

¿En qué cambiaría vuestra vida?, ¿Cómo serían vuestras emociones, pensamientos o acciones? ¿En qué cambiaría vuestra forma de relacionaros con el mundo y con vuestros semejantes?

Si alguien nos mostrase que esta es la gran verdad, nos entregaríamos plenamente y confiados a ella, ¿no es cierto?

Y dejaríamos de preocuparnos por situaciones y personas que nos incomodan, nos centraríamos en la abundancia y no en la carencia, en el amor y no en el juicio, en la motivación y no en el miedo.

Viviríamos las pérdidas de los seres a los que amamos, como la madre que despide a su hijo en la puerta de la escuela, sabiendo con seguridad que más tarde volveremos a verle, que lo dejamos en buenas manos, con maestros y compañeros con los que aprenderá y jugará. Y en ese tiempo de espera hasta el encuentro, simplemente nos dedicaríamos a vivir dedicándonos a nuestras labores encomendadas, sin sufrir la separación puesto que es solo temporal, ya que viviríamos desde la absoluta certeza del reencuentro, en el cual compartiremos lo aprendido y realizado durante el día. Viendo nuestra estancia en la tierra en tiempo lineal, como un solo día.

Si esto es una gran verdad, sólo nos ocuparíamos de vivir y experimentar, sin posibilidad de error o culpa, pues la experiencia es de lo que venimos a nutrirnos.

Si esto es una gran verdad, seríamos libres para decidir, para hacer, decir o ser, sin miedo, puesto que no hay nada que podamos perder en esta realidad. Nada nos pertenece.

Si esto es una gran verdad, no hay lugar para la soledad, pues el abrazo de la unidad es eterno.

Si fuese una gran verdad, nos entregaríamos al juego plenamente, con pasión y confianza.

Viviríamos cada instante como un regalo único y agradeceríamos hasta las peores piedras del camino.

Entonces... si decimos creer que esto es una gran verdad ¿por qué no vivimos acorde a ella?

Porque en el fondo, nos hemos quedado con una verdad a medias, intentando hacer malabarismos para vivir con un pie en cada realidad. Sin entregarnos plenamente a ninguna de las dos.

¿No nos genera esto la confusión y la contrariedad que reina nuestros días?

Mira dentro de ti... ¿realmente vives como si ésta fuese tu realidad? ¿o te engañas diciendo que claro que crees en tu dios o en tus energías, pero viviendo en tu día como si fuese un deseo en vez de una certeza? Porque elegir siempre es un compromiso y comprometerse es duro, cuando la inseguridad reina en el corazón.

El primer paso sería, ser conscientes de nuestras dudas, de nuestras inseguridades y plantarnos frente a ellas, porque...

Tal vez sea tiempo en el que debamos decidir en qué realidad queremos vivir. Y hacerlo plenamente, con todas las consecuencias que esta decisión conlleve.

Tal vez, sea tiempo de decisión, tal vez sea tiempo de dejar de dudar y mirar los dos caminos que se abren ante nosotros y elegir uno solo. Pues la bifurcación comienza a hacerse evidente y los caminos empiezan a distanciarse seriamente.

Tal vez sea el momento en el que debamos comenzar a plantearnos que se acaba el tiempo de las eternas dudas y que llega el momento de avanzar con los dos pies juntos en el mismo sendero.

¿ESTAS PREPARADA/O PARA DECIDIR?

Karnet-Elena (Fusión yo-ser)


12 vistas

Centro de orientación, expresión y escucha -Meditaemociones - C/ Antonio López 217 - Madrid 

Información de contacto: meditaemociones@gmail.com