• Karnet

LA HUMILDAD



Pides que se te instruya sobre la humildad, un concepto humano que nombra al ser en su ser.

Se ES lo que se ES y se debe mostrar tal cual ES, por tanto la “no humildad” sería esconder la esencia y mostrar algo que no se ES.Pues mostrar lo que se ES con alegría y orgullo, no es falta de humildad, es comenzar a reconocerse en UNO.

Solo si lo que se ES, o lo que se tiene, se utiliza para dañar a otros, se estaría cerca de la "no humildad".

Utilizáis palabras como soberbia para denominar el exceso de orgullo sobre un don, pero no puede existir exceso en el amor, en amar lo que se ES. Tan solo creer que lo tuyo es mejor que lo del otro y no respetar su proceso, se acerca a la "no humildad".

Nadie es más ni mejor, creer que uno es mejor, por saberse dotado de bienes y talentos es tan solo un error de la mente humana.

No seríais humildes cuando escondéis lo que sois, mostrándoos con una falsa esencia o cuando fingís ser menos merecedores de amor y admiración.

Sois LUZ cuando sonreís ante vuestros dones y el corazón se enorgullece. Ya que con ellos podéis iluminar a otros.

Y si, el orgullo es la pasión en el ser lo que se ES, nunca el AMOR por uno mismo puede pecar de exceso.

Por tanto, si tuviésemos que definir la "no humildad", lo haríamos diciendo que es la carencia de orgullo. Si tuviésemos que definir el orgullo, diríamos que es humildad. Si tuviésemos que definir la humildad, diríamos que es el AMOR incondicional por uno mismo.

Pero si exponer lo que sois genera en el otro envidia o dolor, no es vuestra carga, sino la suya, pues es un regalo que ofrecéis basado en el amor y solo el otro puede decidir si lo acoge o no como lo que es, un regalo hecho desde la esencia del SER.

Trabajar la humildad, es aprender a mostraros al mundo sin vergüenza y con orgullo, sin culpa y sin miedo. Ese es vuestro aprendizaje.

Puede que a veces, mientras aprendéis a amaros en lo que sois, creáis poder estar en posesión de la verdad colectiva. Es un error común que se solventa con el recuerdo de que vuestra verdad solo os pertenece a vosotros y que no es la de otros.

Puede que a veces os tiente la idea de percibiros como si vuestros dones fuesen mayores que los de otros semejantes, tan solo por haberlos descubierto antes, pero recordad que todos nacemos con el mismo número de dones, algunos iguales, otros diferentes, pero el mismo número. Solo nos diferenciamos en que unos han podido desarrollarlos antes que otros.

Yo tengo el mismo número de dones que tú, nos diferenciamos en que yo los desarrollé hace mucho tiempo y he perfeccionado su uso. Tu aún estás aprendiendo. No por ello eres inferior a mi.

Por eso utilizad vuestros dones para mostrarlos al mundo, para iluminar, para que otros aprendan a encontrar y desarrollar los suyos. Eso es lo más parecido a la humildad por la que me preguntas.

DE CIFICK PARA KARNET


Centro de orientación, expresión y escucha -Meditaemociones - C/ Antonio López 217 - Madrid 

Información de contacto: meditaemociones@gmail.com