• Karnet

EL JUEGO DE LA VIDA


Solo es el destino, la fina hilera del camino, donde todos los atajos posibles se encuentran, donde todo converge y se unifica para volver a la esencia de la que provienes.

Miras extrañad@ cada sendero, como si no reconocieses el rumbo, pero tú los diseñaste y construiste, tu pusiste sus obstáculos, sus veredas, las llanuras y las espinadas cuestas. Solo tú eres el constructor, el diseñador de tu vida, de tu juego.

La sencillez de la vida, radica en fluir sonriendo, asombrándote por tu creación, intentando recordar la dirección de vuelta a casa.

En el misterio, a veces aterrador de la vida, se esconden las sorpresas más impresionantes, pues tú que te amas en la esencia, no dejarías nunca que nada dañase tu alma.

Tal vez te parezca duro, en tu no recordar, y tu mente no encuentre los motivos que tu alma haya podido tener para realizar una construcción creativa tan cruel. Pero te aseguramos, que no verás la crueldad cuando tu mirada sea global, cuando seas capaz de ver todas las realidades, todos los mundos, todas las existencias, toda tu totalidad y toda tu eternidad.

Descubrirás que hasta la oscuridad es aliada y hermana, cumpliendo solamente su papel.

Descubrirás que estarás deseos@ de volver a diseñar un nuevo juego en el que aprender.

Descubrirás que eres vibración pura de amor y luz, que estás compuest@ de notas de música, de color, de ritmo, de baile, de sabiduría, de perfección, de lo eterno, de lo infinito, de magia.

Pero mientras juegas tu creación, vive como el humano que eres, disfruta cada emoción, penetra en ella, acógela. Disfruta cada latido de tu corazón, cada paso que das, cada mirada, cada caricia, cada sonrisa… pues es una bendición que tu elegiste, que tu pediste, que tu creaste y que tienes la fortuna de sentir y ser, materializando.

Camina tranquil@, porque no hay donde ir, no hay lugar al que llegar, no hay tiempo que guardar, ni error que cometer, todo es como ha de ser, pues todas las posibilidades están y son creadas para sentir el ser terrenal que eres.

Sonríe ante el dolor, abrázalo con amor, pues es compañero que te ayuda a avanzar en tu camino del no retorno. NO hay retroceso posible, todo es ganancia en tu expansión como alma.

El juego trata de recordar, no de llegar, de amar, no de competir, de arriesgar, no de protegerse, de andar, no de dormirse, de reír, de llorar, de abrazar, de sentir, de gritar, de bailar, de cantar, de ser, de sentir profundo, de sentir al máximo, de experimentar la vida con fuerza y confianza, porque eres un ser eterno.

Y no, no hay castigo para el error, ni para lo que consideráis maldad, solo hay acuerdos y normas de juego, creadas desde el amor.

El que decide experimentar en su juego el dañar, ha creado experiencias para ser dañado. Esto no significa, como algun@s de vosotr@s pensáis, que, si esto fuese así, deberíais dejaros lastimar por otr@s, o sentir culpabilidad… esta idea está muy lejos de lo que es.

Que exista una regla creada por vosotros mismos, en la cual experimentáis el ser dañados, no significa que debáis perpetuar o permanecer en ese estado.

El juego solo trata de recordar, solo trata de una vez identificado que ese camino, en el cual estáis en ese momento, os ha conducido a una experiencia de dolor, poder cambiar el rumbo agradeciendo la experiencia, pero sin perpetuarla, porque como os hemos dicho, el juego no trata de parar ni quedarse estancado, sino de avanzar. ¿Si ya te han herido, qué sentido tendría permanecer en el dolor? Tampoco es necesario provocar el daño. ¿Qué sentido tendría exponerse a causarlo, complicando el juego, si hay otros caminos creados más llanos?

Cada experiencia vivida que aporta un aprendizaje a tu alma, hace que esta se expanda, aumentando su fuerza de vibración, su tamaño (como lo veríais en términos materiales).

Por tanto, recuerda… es tu juego, tu juego de expansión, disfruta del recorrido, de tu viaje de encarnación y sonríe a la vida, a este regalo divino, pues tú eres DIOS.

KARNET


Centro de orientación, expresión y escucha -Meditaemociones - C/ Antonio López 217 - Madrid 

Información de contacto: meditaemociones@gmail.com